La guerra de las pick-up eléctricas

0
259
pick up

La presentación esta semana de la Ford F-150 Lightning y sus 20.000 reservas, en apenas 24 horas, hace que nos queramos acercar un poco más a ese fenómeno de las pick up que tan arraigado está al otro lado del charco. Y es que, si en Europa nos ha dado por la fiebre de los SUV, en Estados Unidos les pasa algo parecido pero con las camionetas; aunque en su caso, esta ‘enfermedad’ viene de más lejos; es más, se podría decir que es casi su forma de moverse más habitual. Estos mastodónticos vehículos, que superan los cinco metros de largo y las dos toneladas de peso, han pasado de ser la herramienta de trabajo de los años 20, con los primeros Ford Modelo T, convertidos en ‘pequeños camiones’; a auténticas moles cargadas de lujo y tecnología señal de estatus social, llegando a costar más de 100.000 dólares.

Si tomamos los datos, únicamente de los tres pick up más vendidos en Estados Unidos –Ford F-Series, Chevrolet Silverado y RAM–, que son además los tres automóviles nuevos más adquiridos en conjunto, nos sale una cifra de 1.937.773 unidades en 2020. Siendo conscientes que este país es tan grande como Europa, no queremos dejar pasar la oportunidad, sin embargo, de poner este dato en perspectiva y ‘comparar’ las cifras con las de España. Y es que, durante el mismo ejercicio, el cómputo global total de matriculaciones en nuestro país fue de apenas 851.211 unidades, lo que significa que podrían haber sustituido todas nuestras unidades por pick up y aún así sobrarían.

Elije a www.sobreruedas.news como tu portal favorito de noticias del mundo automotor

Es de entender, por tanto, que las marcas hayan visto en este tipo de vehículos un nuevo filón sobre el que explotar la tecnología eléctrica.  Ello se debe a varios factores concretos.

  1. Dado el gran tamaño de este tipo de vehículos, se pueden instalar kilos y kilos de baterías de iones de litio para conseguir una autonomía aceptable sin que por ello se incremente en exceso el peso con respecto a una variante convencional, que superan de largo, las dos toneladas.
  2. La tecnología que utilizan es escalable, lo que significa que las marcas puedes aprovechar ese desarrollo para luego emplearlo en vehículos más pequeños.
  3. Aunque un americano medio se puede comprar una ‘camioneta’ nueva, la idea de estas variantes electrificadas están enfocadas a clientes más ‘aspiracionales’, que pueden permitirse desembolsar más de 100.000 euros; aunque como veremos más adelante los precios de partida arrancan en 39.900 dólares.
  4. El enfoque de lujo y sofisticación permite venderse a un precio más elevado y, por tanto, con un mayor margen de beneficio.
  5. Los fabricantes americanos pueden seguir manteniendo esa ‘guerra’ de caballos y ‘musculo americano’ aunque estos sean eléctricos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here