Bugatti Chiron alcanza las 300 unidades producidas

0
31
bugatti

Hace poco más de cinco años se presentaba al mundo el superlativo Bugatti Chironel sucesor del Veyron, con 1.500 CV, 1.600 Nm y una máxima de 420 km/h como carta de presentación. Y ahora esta estratosférica máquina ha firmado un nuevo hito en su historia, pues la unidad 300 ya ha salido de las dependencias de la exclusiva marca de Molsheim.

La producción del Bugatti Chiron está limitada a 500 unidades y, pese a que el precio de su opción más «barata» se fija en 2,4 millones de euros (más impuestos), antes de comenzar a fabricarse 150 unidades ya tenían dueño.

Es más, en la primavera de 2019, el director de comunicación de Bugatti aseguró que quedaban menos de 100 unidades disponibles, por lo que prácticamente toda su tirada ya está vendida. En aquellas solo se habían entregado 180 unidades del Chiron y ahora ha llegado a la mágica cifra de 300.

Sea como fuere supera por poco a su antecesor Veyron, pues de este otro hiperdeportivo se fabricaron 300 unidades en carrocería coupé y otras 150 en opción descapotable Roadster.

El Bugatti Chiron número 300

En concreto, el Bugatti Chiron que ha firmado este redondo número es una variante Pur Sport, una de las versiones incluidas entre esos 500 ejemplares y que en su caso está limitada a 60 unidades.

Esta vuelta de tuerca del hiperdeportivo galo se distingue por ser 19 kilos más ligera, parando la báscula en 1.976 kilos. Además va aderezada con chucherías aerodinámicas, siendo el protagonista un brutal alerón de 1,90 metros, y hace gala de ajustes en la suspensión y la transmisión.

Y aunque su motor W16 de 8.0 litros de cuatro turbos ofrece los mismos 1.500 CV, con estos ingredientes mejora su hacer sobre el asfalto. Ejemplo de ello es su aceleración: hace el 0-100 en 2,3 segundos (dos menos que el Chiron convencional) y el 0-200 y el 0-300 en 5,5 segundos y menos de 12 segundos respectivamente.

Más allá de los elementos comunes a todos los Chiron Pur Sport, la unidad 300 viste su carrocería en negro Nocturne que, en combinación con la fibra de carbono vista en varios de sus elementos (labio delantero, taloneras, difusor, retrovisores o alerón), se convierte en todo un caballero oscuro.

Las llantas ultraligeras de magnesio también van en negro, pero en acabado brillante Gun Powder, y el toque de color lo aporta la denominación Bugatti sobreimpresionada en blanco sobre el alerón, además de que incorpora el techo solar de corte retro Sky View.

La tonalidad negra también domina el interior Beluga Black, en cuero y Alcantara, poniendo el acento las costuras Gris Rafale en contraste. Toda una joya, como cada uno de los Chiron.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here