Bugatti Bolide se deja ver un poco más

0
571
bugatti

Bugatti es una marca reservada a pocos. A muy pocos de hecho. La firma francesa bajo el paraguas del Grupo Volkswagen está realizando un proceso de expansión contenida y el Bugatti Bolide ha sido la última obra en salir de Molsheim.

Si los VeyronChiron Divo no te parecen suficientemente exclusivos, ahora la casa heredera del espíritu de Ettore Bugatti nos deja ver un poco más de un auto que sólo puede ser disfrutado en circuito, aunque de momento no será para clientes. Y ojo, porque vistas sus prestaciones tampoco podrá ser cualquier circuito.

Durante años en Bugatti se han centrado en crear coches tan rápidos como lujosos. La firma gala renació con el único propósito de crear el auto de serie más rápido sobre la tierra y por eso muchos tacharon a los Veyron y más tarde a los Chiron de ser autos ultradeportivos sólo para rectas.

Desde hace no demasiado Bugatti se ha propuesto cambiar esta percepción lanzando autos que sean muy rápidos también a la hora de atacar las curvas. Eso sí, sin renunciar a cifras de potencia absolutamente desmesuradas.

Y así ha nacido el Bugatti Bolide, un auto inspirado en las 24 Horas de Le Mans que no podrá hacer otra cosa que no sea rodar en circuito (y molar muy fuerte en parado). Es un coche a todas luces de carreras, pero sin someterse a las restricciones de ningún reglamento existente.

Basta ver que en Bugatti han decidido llevar aún más allá las capacidades de su bloque de 16 cilindros, 8 litros y cuatro turbos para alcanzar unas cifras irreales: 1.850 CV y 1.850 Nm de par motor quemando gasolina de 110 octanos.

El trabajo de los ingenieros de la marca incluye una carta blanca para dar rienda suelta a su imaginación, y así han desarrollado una nueva configuración con cuatro turbos nuevos de mayor volumen, lubricación por cárter seco y líneas tanto de admisión como de escape rediseñadas y sin restricciones de homologación. Nuevos intercooler, tres radiadores de aceite, frenos ventilados por compresores radiales de carbono-titanio…

Pero las modificaciones no acaban en la parte mecánica porque este Bolide si se ha propuesto ser rápido se nota también sobre la báscula. Le han sometido a una profunda dieta que baja las casi 2 toneladas del Chiron a sólo 1.240 kg de peso en seco.

Esto se consigue con una carrocería minimalista que se centra en generar carga aerodinámica (1.800 kg detrás y 800 kg delante a 320 km/h) y un nuevo trabajo en la estructura de fibra de carbono de resistencia aeroespacial. Tuercas de titanio, elementos huecos impresos en 3D y llantas de 18 pulgadas que pesan 7,4 kg delante y 8,4 kg detrás.

No es de extrañar que con esta carta de presentación el Bolide sea rápido. Bugatti anuncia un 0-100 km/h en 2,17 segundos, 0-200 km/h en 4,36 segundos y, ojo, 0-500 km/h en 20,16 segundos. El 0-500-0 km/h lo haría en 33,62 segundos y, no, no han anunciado velocidad máxima.

Lo que sí han apuntado es que el Bolide podría tener en sus manos el récord absoluto de Nürburgring con un tiempo de 5:23’01, superando al Porsche 919 EVO. Habrá que ver si es cierto. De momento sólo podemos seguir soñando con quizá poder verlo en persona algún día.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here