Así será el futuro y primer BMW M3 eléctrico de la historia

0
119
bmw

El BMW M3 se convertirá con el paso de los años en un coche eléctrico, algo que, según la firma alemana, no variará un ápice su carácter. No obstante, aún no existe una fecha concreta para la llegada del vehículo.

Uno de los coches que mejor define a un ‘petrolhead’ de manual es el BMW M3. De ahí que su electrificación sea un tema delicado. Pues bien, en la marca alemana ya vislumbran un futuro con la versión eléctrica del mito. ¿Cómo será? Frank van Meel, máximo responsable de BMW M, ha desvelado las primeras pinceladas.

«La historia del M3 es eterna. Cada vez que cambiamos la historia del motor, de cuatro cilindros a seis cilindros, a ocho cilindros, a seis cilindros y un turbocompresor… la esencia se mantiene. Tal vez se vuelva eléctrico, pero si lo hace, siempre será un M3. Cualquiera que sea el sistema de propulsión no impedirá que se note que es un M. Hemos resistido la prueba del tiempo durante 50 años y seguiremos haciéndolo», ha declarado Van Meel en Autocar.

Habrá que ver dentro de unos años cómo fructifican estas palabras. Actualmente lo más parecido que existe a un M3 eléctrico es el i4 M50, que hemos probado en SoyMotor.com. Sí, es un coche que se comporta muy bien y corre mucho, pero aún no se siente como un M4. Tampoco lo pretende, ojo, pero desde luego que nos hace estar muy atentos del trabajo que pueda realizar BMW para lograr lo que promete.

En cualquier caso la llegada de la electrificación es imparable, y según Frank van Meel algo realmente emocionante. «Me encantaría ver coches M electrificados en el futuro, tanto híbridos como puramente eléctricos. Si se hacen realidad, serán tan innovadores que dirás: ‘Esto es una locura, no lo vi antes.'»

De momento a los fans de BMW aún les queda un último reducto de gasolina por descubrir. El BMW M2 que está por llegar será el último M de la historia dotado de un propulsor térmico tradicional. Será concretamente el 3.0 litros de seis cilindros que equipan varios de sus hermanos mayores aunque con algo menos de potencia.

A pesar de que esto pueda parecer el fin de una era, que lo es, en BMW aseguran que la mayoría de sus clientes no se lo toman como algo dramático. «Acabamos de hablar con los clientes y la respuesta es que al 90-95 % no le importa qué dirección tomemos en el sistema de propulsión. Sólo quieren un M. Sí, algunos dicen que si no hacemos V8 están fuera. Lo respeto», finalizaba Van Meel.

Lo que está claro es que los BMW M no se van a escapar de la estrategia de electrificación de la firma alemana, que tiene como objetivo que el 50% de sus ventas globales sean de coches eléctricos ya en 2030.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here