Singapur: el desafío màs duros para los pilotos de F1

0
164
f1

Los circuitos urbanos son bastante conocidos por ser mentalmente exigentes, pese a que la media de velocidad no suele ser muy alta en comparación con los trazados permanentes. Sin embargo, requieren una mayor concentración y dan poco tiempo para respirar a los pilotos.

Entre todos los urbanos, el de Singapur es una bestia como ninguna otra. Tiene fama de ser una de las carreras más complicadas, tanto física como mentalmente, lo que significa que requiere una preparación distinta a la de cualquier otro evento.

Daniel Ricciardo afirmó que su primer Gran Premio de Singapur, en 2011, sigue siendo lo más duro que ha vivido jamás como piloto de automovilismo. «No estaba preparado, ¡y eso que parece que estuve de fiesta toda la semana!».

«No me di cuenta de la humedad y de lo duro que era ese circuito, sin ninguna recta para poder descansar. Nunca había experimentado algo así», dijo a sobreruedas.news

En ese momento tampoco ayudó el hecho de que Ricciardo corriera para la escudería HRT, de hecho, terminó siendo doblado en hasta cuatro ocasiones por el líder de la carrera.

«Recuerdo que fue un suplicio para mí», recuerda el australiano. «Me bajé del coche y recuerdo que dije que era físicamente lo más duro que había vivido nunca».

«También hice una promesa, dije que nunca volvería a sentir este dolor al volante de un coche de Fórmula 1. Desde entonces, Singapur no ha sido tan duro».

Puede que los pilotos de F1 sean atletas de élite que cuentan con entrenadores para intentar sacar su máximo rendimiento. Pero su nivel habitual de forma física y su plan de entrenamiento es algo que deben revisar en el período previo al GP de Singapur.

El calor es uno de los principales factores a los que los pilotos deben adaptarse cuando compiten en Singapur. La humedad media durante todo el año allí es superior al 80%, y la temperatura en el mes de octubre sigue siendo de unos 30º dada su proximidad al ecuador. Puede que los pilotos estén acostumbrados al calor cuando compiten en Oriente Medio o en la Europa continental en pleno verano, pero nada se acerca a las condiciones agobiantes de Marina Bay.

Si sigues a los pilotos de F1 en redes sociales, habrás visto algunos de los entrenamientos que los entrenadores les preparan únicamente para ese desafío. La semana pasada, Carlos Sainz publicó un vídeo en el que aparecía montando una bicicleta estática dentro de una sauna para intentar acostumbrarse al calor que hará en el cockpit durante la carrera de Singapur.

Otros pilotos entrenan con más ropa de la cuenta, o simplemente entran en la sauna con una temperatura muy alta para acostumbrar al cuerpo. En la previa de este fin de semana, cada entrenamiento se vuelve mucho más duro, pero merecerá la pena el día de la carrera.

Pero no es sólo el calor y la humedad lo que hace de Singapur un reto tan complicado. A diferencia de los circuitos urbanos de alta velocidad de Yeda y Bakú, la velocidad media de Singapur es bastante baja. La vuelta de la pole de Charles Leclerc en 2019 fue de 1:36.217, unos ocho segundos más lento que el tiempo de la pole de Sergio Pérez en Yeda este año, a pesar de que la pista de Jeddah es 1km más larga que la de Singapur.

Eso hace que la carrera de Singapur, en un trazado con 23 curvas y pocas rectas, sea una de las más duras de la temporada. Desde que llegó al calendario en 2008, el Gran Premio de Singapur nunca se ha completado en menos de una hora y 51 minutos -récord en 2018- y ha alcanzado el límite de dos horas estipulado por la F1 en cuatro ocasiones, lo que significa que la resistencia y la gestión del calor durante tanto tiempo es clave.

Otro de los retos al que los pilotos deben adaptarse es la zona horaria. Eso es algo que hay que tener en cuenta en todas las carreras, pero en Singapur es más complicado, porque es nocturna. La mejor de las opciones es mantenerse en los husos horarios europeos, lo que significa que la hora de acostarse es alrededor de las 6 de la mañana y levantarse a media tarde. De hecho, los equipos se aseguran de que los hoteles no molesten a su personal con las tareas de limpieza y demás.

Nicholas Latifi se enfrentará este año a su primer fin de semana en Singapur, y reconoce que no sabe cómo prepararse. Siempre ha sido partidario de llegar a las carreras lo antes posible para poder adaptarme «no sólo al tiempo, sino al clima».

«Todavía no he competido en Singapur, pero es una carrera extraña. Supongo que pronto quieres ir para acostumbrarte al clima, pero a la hora no, porque mantienes la de Reino Unido. Así que cuanto más tarde llegues, más fácil será que te adaptes al horario. Es algo complicado».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here