«Que Checo Pérez no siga y Vettel ocupe su plaza es una afrenta al deporte»

0
233
f1

Pues sí, a esta hora, Checo Pérez, el flamante vencedor en el Gran Premio no tiene equipo para 2021, un hecho casi único en la historia de la F1. Lawrence Stroll, el dueño de Racing Point padre de Lance Stroll, decidió prescindir de sus servicios, algo que se anunció el pasado 10 de septiembre.

Racing Point, que el próximo año pasará llamarse Aston Martin, y donde Toto Wolff y Mercedes comparten accionariado con el propio Stroll, el magnate de la moda casual, prefiere una cara a un piloto. Sebastian Vettel es alguien asociado a cuatro títulos Mundiales entre 2010-13, sin importar la forma en la que los consiguió y si mantiene las capacidades para liderar un nuevo proyecto, después de ser zarandeado como un guiñapo por un joven piloto con poca experiencia, y llegado desde Alfa Romeo un año antes.

Checo, en cambio, es protagonista por méritos propios, un hombre capaz de cambiar el curso de los acontecimientos, por muy mal dadas que vengan, como en Sakhir, donde después de ser sacado de la pista y caer a la última posición fue escalando para acabar con todos los oponentes, incluido el hijo del jefe, que tenía mucha ventaja sobre él en la vuelta 1. El mexicano está en el cénit de su carrera deportiva, uno de los pocos que puede ganar carreras sin el mejor monoplaza y de sobreponerse a la adversidad, como cuando rompió el motor siete días cuando se encaminaba al podio.

Vettel, por contra, era incapaz de clasificarse en un puesto decente, mientras Charles Leclerc estaba cuarto en parrilla, y en carrera fue adelantado más de 15 veces por pilotos con coches similares al suyo. Su declive es evidente desde hace dos temporadas. Pero él continúa y el que tiene el talento parece que se marcha a casa por un año, si es que Red Bull no decide a última hora lo contrario.

Y para colmo, Lawrence Stroll afirma hoy que «Checo merece el asiento de Red Bull», sin que se le caiga la cara de la vergüenza. Si es él quien lo ha despreciado para pagarle más del doble de sueldo a un tipo que hoy es residual en la parrilla. Así le luce el pelo a la actual F1, con pilotos de pago por doquier, poco preparados y con cuestionable talento, mientras estrellas como Checo penden de un hilo muy débil. Sin el piloto mexicano, la F1 sería mucho menos valiosa y más aburrida, una verdadera afrenta al deporte.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here