Mitsubishi se plantea volver al Dakar

0
24
dakar

Cuando el Rally Dakar abandonó África no sólo dejó atrás su continente mágico. También se quedó en el camino el fabricante más laureado de la carrera más dura del mundo. Mitsubishi, con 12 victorias en su palmarés (a cargo de mitos como Peterhasel, Masuoka o Kleinschmidt), dejó el Dakar tras ganar siete ediciones consecutivas, asolado por la crisis económica de finales de la primera década del siglo. Pero pronto podría estar de vuelta.

Porque la marca de los tres diamantes se está planteando seriamente reeditar un programa de competición y volver al rally-raid. Según ha podido saber MARCA de fuentes de toda solvencia, el fabricante japonés ha recibido con satisfacción el nuevo reglamento técnico del Dakar, abierto a tecnologías de propulsión eléctrica (preponderantes en el mercado automovilístico mundial), y ya ha manifestado su interés incluso a la propia Federación Internacional de Automovilismo.

Recuperar su identidad

A nivel corporativo global, los movimientos en Mitsubishi Motors también apoyan esas intenciones. La firma está consolidándose financieramente dentro de la alianza con Renault y Nissan y quiere recuperar esa importante parte de su identidad que le dio en su día la competición, tanto en el Dakar como en el Mundial de Rallies. A mediados de este 2021 -ya con las nuevas reglas del Dakar en el ‘horno’- Mitsubishi anunció la resurrección de Ralliart, el sello que aglutinó las actividades de competición a principios de los 2000. Un programa de raids requiere una inversión mucho menos importante que la presencia en el WRC, además de que en la actual gama de modelos del fabricante los SUV son la piedra angular. El propio Takao Kato, presidente de Mitsubishi Motors, dejó abierta la puerta al retorno a la competición en la presentación de los resultados económicos de la compañía, el pasado mes de mayo.

Elije a www.sobreruedas.news como tu portal favorito de noticias del mundo automotor

Mitsubishi ya hizo algunos movimientos en el pasado para devolver a la marca a la arena, aunque no con tanta base como el que se inicia ahora. Un Outlander híbrido llegó a competir en Portugal de la mano de un histórico de la marca, Hiroshi Masuoka, aunque no pasó de una ‘escaramuza’. En aquel entonces los rectores de Mitsubishi llegaron incluso a acudir a Carlos Sainz para desarrollar un proyecto de retorno que nunca llegó a salir adelante. Ahora, sin embargo, el futuro electrificado del Dakar es el entorno perfecto para concretar esos planes.

Ojo con Ford

Mitsubishi no es el único fabricante que ha ‘abierto los ojos’ al ‘nuevo’ Dakar: también Ford ha manifestado su interés a la FIA. La marca del óvalo lleva varios años desarrollando a través de su filial en Sudáfrica -en una estrategia parecida a la de Toyota- un Ranger de cross country que compite contra los Hilux en el campeonato local. Lo que es seguro es que la nueva reglamentación que entrará en vigor en 2022 y que asegura una teórica igualdad de rendimiento entre cualquier tipo de tecnología, ya sea híbrida, eléctrica de hidrógeno -o incluso de combustión tradicional- parece que puede espolear la llegada de nuevas marcas a la competición.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here