Mir sí será el heredero de Marc Márquez

0
145
gp

Ya casi lo puede tocar con las manos. Joan Mir se ganó tener la opción de lograr la deseada corona de MotoGP después de un primer triunfo en el circuito Ricardo Tormo que supuso su estreno a lo grande entre los grandes. «Lo más destacable es el cuándo. No podía haber llegado en un momento mejor, demuestra que sé gestionar la presión«, decía con orgullo. Primero conquistó el GP de Europa, en breve llegará el mundo.

Ya nadie podrá echarle en cara, si es que alguien osara atreverse, que no ha vencido una carrera. En realidad, con siete podios en 12 grandes premios, está bastante claro quién está siendo el más regular, que siempre es lo determinante a la hora de anotarse entorchados. «No estaba preocupado por ello, pero estaba en mi cabeza. La clave de esta temporada es que en las carreras en las que no era favorito estuve en el cajón. Hoy era la oportunidad de ganar y lo aproveché. Las victorias son importantes, pero, en este tipo de temporadas, estar en el podio también es bonito», recalcaba.

Los números ya están más que de su parte. Quedan 50 puntos en juego y, matemáticamente, hay seis competidores con posibilidades, pero todos están a una distancia sideral. Rins y Quartararo, a 37; Viñales, a 41; Dovizioso y Morbidelli, a 47. Vamos que el de Palma necesita sólo sumar 14 puntos en dos citas para ser campeón. Por lo tanto, el domingo lo será ‘sólo’ con volver a ocupar un puesto de honor. Eso contando con que ganara la prueba o Álex o Fabio. En todo caso, depender de uno mismo facilita todo. «Seguramente seguiré igual, a ver a dónde puedo llegar. Si nos sale muy mal, seguramente estaremos en el podio, si mantenemos esa velocidad», confesaba.

Quién lo iba a decir a principio de temporada cuando Marc Márquez era el favorito indiscutible. Hasta con un discreto invierno o incluso más al ver su remontada en Jerez. Pero allí todo cambió con esa lesión. Muchos se frotaron las manos. Como Maverick, al que algunos bautizaron ‘el anti-Márquez’, apodo que no le gusta, o Quartararo, llamado por otros ‘el nuevo Márquez’, cosa que tampoco agrada al francés. O Dovizioso, diluido por unas nuevas gomas a las que Ducati no ha sabido adaptarse en más de un año.

Mir, de tapado, roza heredar la corona del ocho veces campeón del mundo, el triunfador los últimos cuatro cursos. Y no tiene ni miedo a medirse con él en 2021 y más allá. «Si logramos el título, el único que me puede batir es Marc Márquez porque ahora somos los más fuertes. Estaré encantado de ver si soy más fuerte que él en las próximas temporadas«, lanzaba.

Ahí queda el reto que viene de un piloto que idolatra a Rossi. «No me molesta que me digan que me parezco a Valentino, pero yo tengo mis ideas», también resaltaba. «No uso el amarillo por él, sino porque se ve mucho y desprende energía, aunque, por supuesto, él es mi ídolo. Estoy orgulloso de llevarlo», añadía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here