McLaren se blinda

0
323
mc laren

Hay 25 millones en juego, entre quedar tercero y quedar quinto en el Mundial de Constructores. Mucho dinero, el sueldo de los dos pilotos según qué escudería, y alguna evolución del monoplaza. Y ahí están tres equipos, Renault con 135 puntos, McLaren y Racing Point con 134, luchando a brazo partido por cada posición en liza, buscando ese puesto final en el podio tras Mercedes y Red Bull, y extremando las precauciones por un contagio final entre los miembros de su equipo.

Por eso a Andreas Seidl, jefe del equipo y reconocido maníaco del orden y la previsión, le da dolor de cabeza solo pensar que le pueda ocurrir lo mismo que a sus rivales rosas, el doble contagio por la covid-19 de sus dos pilotos oficiales, Checo Pérez y Lance Stroll. Lo han pasado, pero esto ahora podría desnivelar la balanza en las cuatro carreras finales: Turquía este fin de semana, la doble cita de Bahréin y Abu Dabi.

Vista la irregularidad de Ocon y Stroll, parece que quien sea capaz de meter los dos coches en los puntos con regularidad se llevará el gato al agua, y Seidl no quiere sorpresas. «La suerte y la mala suerte con la pandemia puede ayudar a decidir la batalla a tres bandas por el tercer puesto en el campeonato de constructores», asegura en Auto Motor und Sport. «Nuestra gente es extremadamente disciplinada y el equipo hace un gran trabajo. Pero, por supuesto, también se necesita suerte. Es muy fácil infectarse y muchas cosas en los hoteles o aeropuertos están fuera de nuestro control».

Carlos Sainz, McLaren MCL35, arrives on the grid

Por eso han redoblado esfuerzos en lo que si tienen bajo su mano, Woking y los trabajadores en sus casas. Durante todo el año han estado ‘pesados’ con pilotos, mecánicos e ingenieros, pero ahora un poco más, porque es verdad que en otros equipos ha habido bastantes casos después del verano y todo el mundo esta más cuidadoso.

«La gente en la fábrica nunca puede reunirse», reconoce Seidl. «Cuando cambia el turno, evitamos superponer los dos turnos. Un turno termina, luego hay una pausa y el siguiente turno comienza un poco más tarde. Las grandes reuniones, así como el discurso posterior a la carrera frente al equipo, han sido canceladas. Ahora lo estamos haciendo en plataformas digitales», subraya.

«Tenemos un grupo de personas que están de guardia en casa: ex miembros del equipo de carreras o aquellos que trabajan en la construcción de vehículos», añade, y entre ellos pilotos de reserva por si, pese a todo, cae alguno de los oficiales: Paul di Resta. «En una emergencia absoluta, tendríamos sitio para él».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here