La postal navideña 2020 de Ecclestone: hay vida tras la F1

0
286
postal

Como cada Navidad, Bernie Ecclestone manda su habitual postal navideña. Este año ha apostado por reforzar su nueva faceta de padre, mientras la Fórmula 1 sigue sin él, aunque no exenta de problemas.

La tarjeta navideña de Ecclestone es uno de los detalles más esperados cada diciembre. Esta vez ha llegado justo a tiempo. El británico, siempre crítico con el deporte, refleja cada final de año de forma sarcástica algún elemento característico de la temporada. Esta vez, se dibuja en el centro de la postal en su nueva figura de padre.

Hay que recordar que Bernie tuvo a su último hijo el pasado julio a los 89 años. En la tarjeta se muestra paseando a su hijo y ajeno al mundo de la Fórmula 1, que tiene justo detrás.

«90 años y ni un poco tranquilos. Bernie Ecclestone volvió a ser noticia ese año. A veces apuntó a Ferrari, a veces a Lewis Hamilton, a veces a las estúpidas regulaciones del motor de Fórmula 1», se puede leer en la publicación alemana Auto Motor und Sport.

«Pero este año, desde el punto de vista de Bernie, también hubo algo que celebrar. El exjefe de Fórmula 1 volvió a ser padre de un hijo en la vejez y la llegada del pequeño Ace coincide con un Bernie con edad delicada».

A la derecha, su casa de Suiza en la que la Fórmula 1 está más que presente. A la izquierda, una reunión de los inversores de la F1 en la que se puede ver lo duro que ha sido el año por lo agotados que aparecen.

«En su nueva postal de Navidad, Bernie empuja un cochecito en el paisaje alpino del Oberland bernés. Tras él está su chalet en Gstaad, donde la Fórmula 1 ocupa todas las pantallas de televisión. Al otro lado, los inversores de Fórmula 1 se sientan alrededor de una mesa, agotados por los muchos debates que ha habido este año».

«El exjefe del deporte admite, ante la categoría reina, que hay otras cosas en la vida además de la Fórmula 1. Al mismo tiempo, felicita a sus sucesores, a los equipos y a los promotores por mantener vivo el deporte. Raras palabras en la boca del viejo dictador».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here