La mejor Ducati de la historia

0
221
ducati

La historia de Ducati en la clase reina es modesta si se compara con los gigantes japoneses. La fábrica italiana entró en 1965 y siguió esporádicamente hasta que en 2003 llegó para quedarse. Su ambición fue creciendo y tocó la gloria con Casey Stoner en 2007, pero, después, pese a contar con campeones como Valentino Rossi, Andrea Dovizioso o Jorge Lorenzo no ha podido repetir. Sólo tiene dos títulos de marcas: en ese 2007 y en 2020, en parte por la sanción a Yamaha por sus motores y por el mal gran premio final de Suzuki.

El curso pasado la percepción general era que la Suzuki era la moto más equilibrada. Así lo admitían los campeones por pilotos y equipos y la competencia. Pero para 2021, la montura más temida es la Desmosedici GP21. «Es la mejor moto de la parrilla», soltó Pecco Bagnaia en Jerez, tras un doblete nunca logrado en la pista andaluza.

Francia constató esa tendencia. Quizá la Yamaha, en seco y en algunas pistas, está a la altura o algo mejor -con agarre-, pero en condiciones mixtas o de mojado, la máquina ‘rossa’ es superior. Por eso Jack Miller, ganador en Le Mans, no tuvo reparos en soltar lo que muchos piensan. «Es la mejor Ducati que hayamos visto hasta la fecha. Es el fruto del arduo trabajo de todos estos años. Tengo la gran suerte de tenerlos y poder devolvérselo», opinaba.

Los números, desde luego le dan la razón. Las monturas de Borgo Panigale han acaparado 9 de los 15 podios posibles en estas cinco carreras. Yamaha sumó cinco y Suzuki, sólo uno. Honda, KTM y Aprilia ni se han estrenado. Por supuesto, nunca a estas alturas, Ducati había logrado tantos puestos de honor. Sólo los falta rematar con un triplete, algo que no han hecho aún en su historia.

Quizá lo mejor para los boloñeses es que cuentan con algo que inédito en ellos: tres candidatos a la corona. No lideran, pero Fabio Quartararo se ve acechado por Bagnaia, a un punto; Zarco, a 12 y Miller, a 16.

Pecco tiene la baza de ir de ‘tapado’, pese a su gran remontada en Le Mans. «Aún no me he acostumbrado a estas posiciones en MotoGP. Me encuentro bien con la moto y el equipo, pero no me sale de dentro pensar en el título. Creo que todo empezará a definirse sólo tras Misano«, afirma.

Zarco ha pasado del paro a pensar en ser campeón en año y medio. Ducati le rescató y le colocó, al principio a su pesar, en Avintia con una moto antigua, pero se ganó una oficial en Pramac para 2021 y atisba la ocasión de su vida. «Tengo que ir controlando más y más la Ducati. Si lo voy haciendo, tengo grandes oportunidades de cara al título. En Ducati cuentan con un altísimo potencial. Los dobletes son la motivación idónea para todos. Tengo la experiencia y la motivación. Si en cada carrera controlo la situación y soy inteligente, tengo opciones«, expuso.

Miller es el tercero en discordia. Curiosamente, tiene contrato sólo por un año, pero su renovación se hará oficial en unos días. Ganó dos citas seguidas y se lo empieza a creer. «Rompí la sequía y, como mínimo, ya no me pesa tanto. Igual no sea el mejor, pero espero seguir así», soltó atizando a los críticos.

¿Cómo ha progresado tanto?

¿Y cómo ha logrado Ducati cambiar su moto para ser la mejor en un año con restricciones? Pues, paradójicamente, les ha venido bien que se congelara la evolución del motor. Han debido trabajar en otras áreas. Tenían problemas con que se calentaba en exceso su goma trasera y bajaba mucho de rendimiento en carrera. Eso lo arreglaron en parte a finales de 2020, con un nuevo chasis, que han retocado para este curso, y unas entradas de aire laterales. Como siempre, su aerodinámica es la más avanzada y la que bordea el reglamento. Además, han ganado potencia, aceleración y reducido los caballitos al salir de las curvas con el famoso ‘holeshot’ (dispositivo para bajar la moto). Tienen uno delantero y otro trasero y es el más avanzado.

Elije a sobreruedas.news como tu portal favorito de noticias del mundo automotor

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here