La lluvia acecha el fin de semana de Austin

0
240
lluvia

La previsión meteorológica vuelve a estar en el punto de mira en el Gran Premio de Estados Unidos y, esta vez, por partida doble. Por un lado, hay probabilidad de lluvia para la carrera del domingo y, por otro lado, se esperan altas temperaturas durante todo el fin de semana. Eso puede aumentar la degradación de los neumáticos, a lo que se suma que Pirelli ya ha mostrado su preocupación por el estado del asfalto.

Hasta hace unos meses, la presencia de lluvia durante un Gran Premio era sinónimo de alegría y de espectáculo. Sin embargo, la situación vivida el pasado mes de agosto en el circuito de Spa-Francorchamps ha cambiado las cosas. Las carerras sobre mojado, o con condiciones mixtas, han estado muy presentes en la segunda mitad de la temporada y también podría ser el caso en Estados Unidos.

La previsión meteorológica anuncia una probabilidad de lluvia para el domingo, aunque no se prevé que haga acto de presencia ni el viernes ni el sábado. No habrá lluvias torrenciales y todo indica que las tormentas serán pasajeras. Esto puede animar la carrera desde el punto de vista de los neumáticos, lo que conlleva tomar las decisiones adecuadas a la hora de montar cada compuesto.

Sin embargo, la lluvia puede no ser el único quebradero de cabeza de los equipos con respecto a las gomas. Además de la lluvia, también se esperan altas temperaturas, el domingo incluso pueden alcanzar los 31ºC. 

La humedad en Austin es notable, lo que podría derivar en un clima con mucho bochorno. Si se da esta situación, los neumáticos podrían degradarse más rápido de lo previsto. Pirelli ha optado por la opción media de su gama con el C2 –duro–, C3 –medio– y C4 –blando–.

Los pilotos no corren en el Circuito de las Américas desde 2019 y durante estos dos años se ha reasfaltado un 40% de la pista. Uno de los objetivos era eliminar, o al menos suavizar, los baches. Sin embargo, los pilotos de MotoGP, que corrieron en COTA hace dos semanas, han criticado el estado del trazado.

Mario Isola, máximo responsable de Pirelli en F1, ya ha avanzado que el estado del circuito es una auténtica incógnita para todos, pues ningún miembro de la marca italiana ha podido acudir previamente a supervisar el resultado de los trabajos de reasfaltado.

«Alrededor del 40% de la pista ha sido reasfaltada, pero debido a las restricciones por la covid-19 no pudimos enviar a nuestro personal a analizar el nuevo asfalto, por lo que sus características son un signo de interrogación para todos y descubriremos los efectos finales sobre los neumáticos y el rendimiento del coche en general cuando estemos allí», ha adelantado.

Elije a www.sobreruedas.news como tu portal favorito de noticias del mundo automotor

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here