La FIA sólo intervendrá si el ‘porpoising’ se vuelve peligroso

0
266
f1

Los pilotos y los ingenieros se lamentan por el ‘efecto marsopa’, las oscilaciones verticales de los coches de Fórmula 1 debido al ‘colapso’ del efecto suelo a velocidades altas.

Algunos pilotos creen que puede entrañar algún peligro. Otros no lo creen así, sólo que es desagradable. George Russell ha ido más allá: ha propuesto el retorno a las suspensiones activas para eliminarlo.

Ross Brawn cree que los equipos pronto lo tendrán bajo controlMcLaren, por ejemplo, ha conseguido librarse de este efecto. Ferrari lo ha corregido ya bastante en los primeros test, después de que detectara el fenómeno durante su filming day en Barcelona. Mercedes lo acusa bastante; en Alfa Romeo es muy importante. Red Bull lo tiene, aunque no en tal alto grado como Mercedes.

Brawn se ha mostrado sorprendido de que los equipos no hubieran detectado este fenómeno mientras desarrollaban el coche. Pero es un fenómeno que hoy por hoy no puede reproducirse en túnel de viento y tampoco se ve con los programas CFD.

Es cierto, ya se dio en los 80, los años gloriosos del ‘efecto suelo’, pero pocos ingenieros de entonces siguen hoy en activo. En la época se idearon las suspensiones activas para evitarlo y quizás por eso Russell las pide ahora para evitar un potencial problema de seguridad.

De hecho, Russell admite que basta levantar un poco el pie para atenuar el efecto «pero una vez en carrera, ningún piloto querrá hacer eso». Mientras que Charles Leclerc señalaba que en los primeros momentos llegó a sentir algo de nauseas.

«Estoy sorprendido de que algunos equipos no lo detectaran. Pensaba que serían capaces. Pero esta claro que es un problema con solución y de hecho, algunos equipos la han encontrado», ha señalado Brawn, quien piensa que los equipos subestimaron el problema.

Brawn está abierto a la intervención de la FIA, vía reglamentación, «si el problema se convierte realmente en una cuestión de seguridad». Pero no cree que sea así, sino que bastará que los equipos realicen algunos ajustes.

«Hemos visto que con reglajes puede solucionarse o al menor limitarse. Eso sí, habrá que sacrificar un poco de prestaciones. A mayores prestaciones, mayor efecto marsopa, pero corresponde a equipos y pilotos tomar las decisiones sobre reglajes».

Lo que está por completo descartado es permitir las suspensiones activas. Serían muy caras de desarrollar, acabarían propiciando un aumento importante de las velocidades de paso por curva y sobre todo exigirían un cambio total del reglamento sobre suspensiones, en sentido contrario a la adoptada para el período 2022-2025 en el que estás se han simplificado.

Los equipos pueden trabajar con los reglajes de suspensión, pero también entra en juego la rigidez del coche y el mismo fondo plano. También de los nuevos vórtices que se generan en la parte baja del piso entre ambos ejes; McLaren es quien los tiene aparentemente más acusados. En cualquier caso, Brawn piensa que los equipos tienen armas para contrarrestar este efecto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here