Ferrari pedirá aclaraciones sobre el soporte de los retrovisores de Mercedes

0
614
f1

Mercedes ha adoptado una filosofía extrema en la concepción de su W13, que ha levantado el pánico entre todos sus rivales.

Si en un primer momento Red Bull cuestionó su legalidad, después Christian Horner admitió que el sistema era legal. De hecho, Ross Brawn ya había previsto que Horner lo admitiría porque sabía de qué iba el tema y antes de adoptarlo, Mercedes había hecho diversas consultas al departamento técnico de la FIA sobre la legalidad de algunas de las soluciones.

Pero Ferrari no está totalmente de acuerdo y ha decidido elevar una consulta sobre un pequeño –aunque aparatoso– detalle del Mercedes: los soportes de los espejos, tan voluminosos que ya se han bautizado como ‘platillos volantes‘.

De hecho, Mercedes ha tenido la astucia de utilizar el sistema de protección superior contra impactos laterales para soportar los retrovisores, desplazándolo a la posición más alta permitida por las reglas.

Si estas soluciones han despertado tanta controversia es sin duda porque, aunque quizás son difíciles de explotar, tienen un gran potencial y en Fórmula 1 hay un principio no escrito: «Si no puedes copiar una solución, intenta que la prohíban».

Lo hemos visto muchas veces: el ventilador de Brabham, el mass damper, el DAS, etc. Puede suceder ahora incluso de forma más sencilla.

Las reglas actuales prevén dos posibles soluciones:

La primera, la FIA tiene potestad de prohibir toda solución técnica que vaya en contra del espíritu de las reglas. Es decir, no vale cumplir sólo con la letra del reglamento. Pero interpretar el espíritu de la regla es siempre polémico o, al menos, un tanto subjetivo.

La segunda, la posibilidad de modificar las reglas técnicas sin necesidad de unanimidad. Basta con que ocho de los diez equipos estén de acuerdo. Ferrari se acoge a esta segunda posibilidad. Llevará el tema a una reunión de la FIA, concretmente del Comité Asesor Técnico, que se celebrará antes del Gran Premio de Baréin, en concreto mañana martes.

Para Binotto el tema está claro «porque en su día ya dijimos que los soportes de los espejos no deben tener efectos aerodinámicos» y está convencido de que la forma del ‘platillo volante’ no es casual.

De hecho, la estructura lateral antintrusión es una pieza estándar, única para todos. El ‘platillo volante’ es sólo la piel que la envuelve y tiene una forma curiosa, incluso unas paletas verticales. «El retrovisor debería estar sólo para mirar hacia atrás y creo que en la forma que lo ha diseñado Mercedes tiene un propósito aerodinámico«, ha señalado Binotto.

La clave está en un artículo del reglamento que establece que «la influencia aerodinámica de cualquier componente del automóvil que no se considere chasis debe ser incidental respecto a su función principal. Cualquier diseño que pretenda maximizar una influencia aerodinámica está prohibido«.

Es posible que Mercedes siga utilizando su ‘platillo volante’ este año… pero quizás no podrá hacerlo el próximo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here