El punto negro del Mundial de MotoGP

0
222
f1

«Esa curva es una pesadilla. En cada vuelta, cuando paso por allí, me preocupo», reconoce Valentino Rossi, que ha trazado millones de ángulos en sus 26 temporadas en el Mundial. Se refiere, cómo no a la número 3 de Le Mans.

El trazado francés fue el que más accidentes vio en 2019 y en 2020. Es un clásico. El curso pasado acumuló nada menos que 100 en los tres días y en las tres categorías. De ellos, hasta 30 fueron en el tercer ángulo, la que más de todo el certamen. Para hacerse una idea, el siguiente punto negro del campeonato es la curva 2 del Circuit de Barcelona, donde en 2020 hubo 21 incidentes.

Pues ayer ya hizo estragos en mojado y en seco. En total, en todo el circuito y en las tres clases se vieron 44 caídas. De ellas hasta 17 fueron en ese ángulo. Por ejemplo, Pedro Acosta, que nunca había rodado en Le Mans se cayó dos veces en su primer entrenamiento en esa zona.

¿Y qué tiene esa curva para ser tan mala? «Es muy difícil. Con aire, es muy fácil cometer un error ahí», decía Maverick Viñales, al que le encanta el trazado y que se fue al suelo justo a la salida de ese punto.

La explicación de ‘Vale’

Rossi lo explica más técnicamente. «Es la primera a izquierdas después de dos curvas a derechas, una recta y otra curva a derechas. Por lo tanto, con temperaturas bajas, la goma está fría en ese lado, el izquierdo. Además, no es plana, está contraperaltada, lo que es un desastre para las motos. Al final, esa es una parte de la pista que usan para las 24 Horas de Le Mans, con lo que el asfalto está más destruido y hay menos agarre. Es una combinación de todos esos factores», analiza Vale, que se fue al suelo ahí en la carrera de la campaña anterior.

Los de MotoGP llegan allí pasando de 243 km/h en la recta a 91, tras una frenada de 4,3 segundos y 200 metros. Hasta tienen que tener cuidado porque es donde se reincorporan los que vienen de boxes.

«Se podría cambiar la fecha»

Lo peor es que tiene muy mala solución porque en ese circuito casi siempre hay esas condiciones tan cambiantes y con esas temperaturas. Tito Rabat era muy gráfico: «¿Que por qué hay tantas caídas en Le Mans? Pues porque hace un frío de narices«. Por eso ni el reasfaltado de 2016 ha sido un remedio. «Se podría cambiar la fecha», insinúa el líder Bagnaia. Pero en 2020 la carrera fue en octubre y fue igual que ahora en mayo. «Yo adoro estas condiciones», dice Johann Zarco, uno de los favoritos y que mejor la conoce. Además, avisa: «Va bien a la Ducati». Pero lo tiene claro: «La 3 es la curva más difícil. Hay que tener cuidado ahí. Siempre se ven ‘salvadas’ y caídas».

Elije a www.sobreruedas.news como tu portal favorito de noticias del mundo automotor

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here