El comienzo del Pol Espargaró campeón

0
179
gp

Cuando HRC fichó a Pol Espargaró antes de iniciar la campaña 2020 arriesgó mucho. Álex Márquez ya sabía que no seguiría en el Repsol Honda en 2021 y ponían al lado de Marc a un rival de categorías inferiores muy habituado a la KTM. La pandemia y la lesión del octocampeón cambiaron las cosas y el curso pasado fue un desastre para los japoneses. Pero el de Granollers sí había rendido muy bien con los austriacos y era motivo de esperanza para los nipones.

‘Polyccio’ aceptó el desafío de tener escasa pretemporada y no compararse con el de Cervera al comienzo. Hasta pensaba que podía luchar por el título esta campaña. Pero todo se fue torciendo. Básicamente no logra agarre atrás y no puede usa mucho el freno trasero. Debe utilizar más el delantero y eso es crítico con esta montura. Los resultados no salían: el octavo de Qatar del estreno es el mejor, igualado en Francia. Y en parrilla, lo mismo: un octavo en Le Mans y Sachsenring figuraban como sus mejores posiciones.

n el Red Bull Ring la situación se agravó: En el GP de Estiria, formó 15º y acabó 16º (antepenúltimo) y en el de Austria, 11º para terminar 16º (penúltimo). «Estoy frustrado», admitió.

Sin embargo, ha habido algo constante en todo este proceso: su determinación. «Del enfado y la rabia saqué la motivación», suelta ahora con una sonrisa después de su pole en Silverstone. Es la primera del Repsol Honda de alguien que no sea Marc desde 2017. Y desde entonces estuvieron Pedrosa, Lorenzo y Álex Márquez, diez títulos mundiales entre los tres. «Es gratificante, me hace sentir orgulloso», reconocía.

43Mostrar comentarios

Cuando HRC fichó a Pol Espargaró antes de iniciar la campaña 2020 arriesgó mucho. Álex Márquez ya sabía que no seguiría en el Repsol Honda en 2021 y ponían al lado de Marc a un rival de categorías inferiores muy habituado a la KTM. La pandemia y la lesión del octocampeón cambiaron las cosas y el curso pasado fue un desastre para los japoneses. Pero el de Granollers sí había rendido muy bien con los austriacos y era motivo de esperanza para los nipones.

‘Polyccio’ aceptó el desafío de tener escasa pretemporada y no compararse con el de Cervera al comienzo. Hasta pensaba que podía luchar por el título esta campaña. Pero todo se fue torciendo. Básicamente no logra agarre atrás y no puede usa mucho el freno trasero. Debe utilizar más el delantero y eso es crítico con esta montura. Los resultados no salían: el octavo de Qatar del estreno es el mejor, igualado en Francia. Y en parrilla, lo mismo: un octavo en Le Mans y Sachsenring figuraban como sus mejores posiciones.

En el Red Bull Ring la situación se agravó: En el GP de Estiria, formó 15º y acabó 16º (antepenúltimo) y en el de Austria, 11º para terminar 16º (penúltimo). «Estoy frustrado», admitió.

Sin embargo, ha habido algo constante en todo este proceso: su determinación. «Del enfado y la rabia saqué la motivación», suelta ahora con una sonrisa después de su pole en Silverstone. Es la primera del Repsol Honda de alguien que no sea Marc desde 2017. Y desde entonces estuvieron Pedrosa, Lorenzo y Álex Márquez, diez títulos mundiales entre los tres. «Es gratificante, me hace sentir orgulloso», reconocía.

>>> MOTOGP EN DAZN: PROMOCIÓN DE 1 MES

Pol sabe que es su punto de inflexión. «Es un momento muy importante para mí. A mí, salir primero me da igual, es más saber que soy capaz de ir rápido con la Honda. Si puedo hacerlo una vez, puedo hacerlo más veces. Sé que no va a ser de la noche a la mañana, pero le voy cogiendo el rollo. Aspiraba y aspiro a lo máximo», reflexionaba.

Elije a www.sobreruedas.news como tu portal favorito de noticias del mnundo automotor

El catalán sentía presión y lo acata. «Es mi segundo momento más especial en MotoGP. El primero fue mi primer podio con KTM. Este año es el reto más grande de mi carrera. Mucha gente te señala con el dedo. La gente es crítica, como es normal. Yo soy muy autocrítico, quizá demasiado, pero por días como hoy todo cobra sentido», se animaba.

El menor de los Espargaró desveló otra clave en su metamorfosis. En DAZN se le escapó que había tenido «una charla motivacional» con Alberto Puig, que fue su gran valedor en el fichaje. Quiso matizar que no fue una bronca. «Tenéis una visión de Alberto, incluso yo la tenía antes de estar aquí, de tipo muy duro. Lo es, pero también muy constructivo. Tuve jefes destructivos. Alberto te lo dice de una manera que ves las cosas sin que haga falta que te las diga. Salí de ella motivado, no desmotivado. Tiene mucho más tacto de lo que parece. En ningún momento fue un toque de atención. Me dijo que valía mucho más de lo que estaba haciendo. Me vino bien. Son momentos decisivos», concluyó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here