Domenicali, dispuesto a hacer excepciones en la tasa de entrada a nuevos equipos

0
234
f1

Stefano Domenicali parece dispuesto a derogar la norma –o al menos a hacer que su aplicación pueda tener exepciones– aprobada en septiembre de 2019, que obligaba a los equipos aspirantes a entrar en la F1 a depositar una fianza de 200 millones de dólares –unos 166 millones de euros al cambio actual–. O más bien pagar esa cantidad en concepto de acceso a la ‘franquicia’ de tener un equipo.

La cláusula de salvaguarda estaba destinada tanto para garantizar la seriedad de los nuevos proyectos como para proteger a los pequeños equipos y asegurar su supervivencia.

Esta fianza, por ejemplo, podría hacer que resultara más interesante comprar un equipo –como ha sido el caso de Williams– que crear uno nuevo. En otras palabras, revalorizaba los equipos existentes.

Pero también debería ‘compensar’ a los equipos por la pérdida de ingresos que supondría el tener que repartir los derechos comerciales también con un nuevo actor. Y es que al garantizar el reparto de fondos entre todos los equipos de la parrilla, la entrada de un nuevo equipo representa un 9% de reducción de ingresos por derechos comerciales y un segundo equipo nuevo representaría una pérdida del 16%

Pero también impide proyectos-aventura o cuya solidez financiera no sea suficiente. La FIA no quiere que se repita lo sucedido hace unos años con Caterham, Manor-Marussia o HRT. Pero también debe velar para que otras opciones, como fue en su momento la cesión de Renault a Genii Capital del equipo, pongan en peligro la continuidad del mismo.

Precisamente esta cláusula fue el motivo de que dos proyectos anunciados no fueran más adelante, el de Panthera y el del malogrado Adrián Campos quedaran en ‘stand by’ o fueran abandonados. Precisamente los promotores de Panthera han indicado que el fin de esta ‘tasa’ sería bueno «pero deberíamos conocer bajo qué condiciones habría exenciones a la misma. Nosotros estamos estudiando otras opciones, incluida la de comprar un equipo existente».

Parece que Domenicali piensa en la posibilidad de atraer pronto a nuevos constructores, no a escuderías sino a marcas que puedan ser a la vez motoristas. Stefano admitió que pese a la pandemia «hemos recibido varias demandas de información y muestras de interés». Para el CEO de la F1 es una muestra de que las medidas tomadas para contener costos van en la dirección correcta y que se debe perseverar en el camino emprendido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here