Del regreso de Renault como equipo a Alpine: cinco años de travesía

0
276
f1

Tal día como hoy hace cinco años Renault presentaba los colores definitivos con los que competirían en la temporada 2016, su primer año como equipo desde 2006. Repasamos el camino del equipo desde ese día hasta hoy, cuando compiten bajo el nombre ‘Alpine’.

La imagen del RS16 sobre una tabla de surf parece muy lejana, pero en realidad sólo han pasado cinco años. Cinco años desde que Renault decidió entre volver al 100% y marcharse y lo hizo con la ambición de poner toda la carne en el asador para ganar, o al menos eso es lo que prometió el ahora exiliado Carlos Ghosn por aquel entonces. 

Tal día como hoy hace cinco años Renault presentaba la decoración definitiva con la correrían la temporada de su regreso como equipo, 2016. Lo hacían de una forma de lo más original: en Australia, la cuna del surf, con unos jóvenes Kevin Magnussen y Jolyon Palmer remolcando su nuevo coche en una tabla hasta la orilla.

Repasamos qué ha pasado desde entonces y qué le espera al equipo en su nueva identidad bajo el nombre Alpine:

Hoy en día nos resulta extraño imaginarnos una parrilla sin el nombre de Renault, pero lo cierto es que no hace tantos años desde su regreso a la Fórmula 1 con equipo propio. A finales de 2015 Renault completó la compra de Lotus y anunció que volvería con escudería propia para 2016.

Aunque la idea inicial era fichar a Pastor Maldonado junto a Jolyon Palmer, los problemas económicos de la petrolera venezolana PDVSA, su patrocinador principal, hicieron imposible la contratación y el equipo optó por Magnussen como compañero de Palmer. 

Renault compró un equipo que iba sexto en la tabla y los comienzos fueron difíciles. Palmer y Magnussen se encontraron con un coche con un rendimiento por debajo de lo esperado y el regreso del equipo no se tradujo en grandes resultados. Su mejor GP fue Rusia, en el que Kevin firmó un séptimo puesto que les dejó novenos en la general a final de año.

2017: EL PRIMER GRAN SALTO

Año de crecimiento. Cyril Abiteboul asumió el liderazgo del proyecto en solitario después de la marcha de Fréderic Vasseur. Ahí comenzó verdaderamente la renovación de la fábrica de Enstone y la gran inversión, que se tradujo en una expansión de las instalaciones, en nueva maquinaria y personal nuevo.

En 2017 entró Nico Hülkenberg para sustituir a Magnussen. El alemán firmó una buena temporada, pero la de Palmer dejó bastante que desear y la directiva decidió sustituir a el británico por Carlos Sainz Jr, un fichaje que daba confianza de cara al futuro. El RS17, el primer monoplaza que era íntegramente de Renault en este regreso, ya era más competitivo que su predecesor y les valió para escalar al sexto puesto.

2018: EL CUARTO MEJOR EQUIPO

El proyecto comenzó a mostrar mayor solvencia y robustez, pero Renault todavía tenía un coche que sufría para entrar en Q3 y para asegurar los puntos. La primera parte de la temporada fue de adaptación para Carlos Sainz. Los dos quintos puestos que lograron el español y Hülkenberg confirmaban ese paso adelante del equipo. Sainz firmó aportaciones clave para consolidar ese cuarto puesto, como su sexta plaza en Abu Dabi.

Aunque el objetivo inicial era despegarse de mitad de parrilla y comenzar a perseguir a los tres mejores equipos, Renault experimentó un gran avance en 2018.

2019: MCLAREN LES GANA LA PARTIDA

Renault comenzaba el año con el objetivo de consolidarse como cuarto equipo, pero se topó con un equipo que había comenzado a sentar sus bases mejor que ellos: McLaren. 

Zak Brown comenzaba a llenar su cartera de patrocinadores, mientras en Renault -un equipo con el presupuesto de Toro Rosso, en palabras de Abiteboul- optaban por una estrategia diferente: invertir sus millones en hacerse con un primer espada como Daniel Ricciardo para acompañar a Hülkenberg.

Sin embargo, tanto el australiano como el alemán se encontraron con un coche que no rendía bien en todos los circuitos y con falta de fiabilidad. Acabaron el año en quinta posición y además, fueron descalificados en Japón por irregularidades técnicas en el sistema de frenado.

2020: PRIMEROS PODIOS

El paso atrás de Renault en 2019 creó dudas en Ricciardo sobre el proyecto. El australiano anunció que dejaría el equipo al terminar esa temporada y Abiteboul se sintió traicionado y decepcionado por no haber dado el mejor coche a su fichaje millonario.

A McLaren se sumó una nueva amenaza, la nueva Racing Point de Lawrence Stroll, a la que sólo consiguieron derrotar en los juzgados. En general Renault tuvo un buen año. Para acompañar a Ricciardo ficharon a Esteban Ocon, un piloto francés para un equipo francés. El hecho de que la F1 visitara circuitos nuevos por la pandemia de la covid-19 les vino bien y llegaron sus primeros podios. Tres en total: en Nürburgring, Imola y Sakhir. El segundo GP celebrado en Baréin fue su mejor fin de semana, pero esto no sirvió para superar a sus rivales en una lucha por el cuarto puesto que se alargó hasta la última carrera.

¿Y 2021?

Con una parrilla cada vez más comprimida y en la trayectoria ascendente en la que se encontraban, Renault se guardaba una sorpresa. La situación económica volvió a ponerlos en aprietos con la covid-19, hasta el punto de que el Gobierno de Francia avisó de que podrían llegar a desaparecer.

Fue entonces cuando volvió a sonar el nombre de Fernando Alonso. Las ganas del español por volver a la F1 se juntaron con la búsqueda de Abiteboul de una razón para defender ante la junta por qué debían seguir en F1. Fernando es la razón y una de peso.

Tras un año de incertidumbre por la dimisión de Ghosn al frente de Renault, llega Luca de Meo para poner orden y comenzar a sentar las bases de la ‘Renaulution’. Una de sus primeras decisiones ha sido renombrar el equipo de Fórmula 1 y llamarlo a Alpine, dentro de la estrategia para promocionar esta marca francesa, adquirida por Renault en 1973.

En este nuevo equipo no estará Abiteboul, que anunció su salida recientemente, y habrá una nueva cúpula, con Laurent Rossi y Davide Brivio como principales activos.

¿El objetivo? Hacer del equipo un miniFerrari, conseguir dar el siguiente paso, pelear por podios regularmente en 2021 y ganar una o dos carreras en 2022. 

¿Lo conseguirán? De momento los test de pretemporada nos dejan una imagen confusa, con el resto de equipos de la zona media un paso por delante de Alpine. Pero nunca se sabe, pues aunque Fernando piense en 2021, es posible que Renault lo haya fiado todo a 2022. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here