Seis factores que intervienen en la iluminación de su vehículo

0
138
luces

Uno de los factores más importantes a la hora de conducir un vehículo es la iluminación de las farolas. Si usted tiene una buena vista, podrá evitar accidentes, ser advertido por las señales de tránsito o manejar por la carretera correcta.

El medio ambiente

En diferentes ocasiones nos encontramos por carretera obstáculos metereológicos que nos impiden tener una visibilidad al 100%: lluvia o niebla. Por eso, es importante tener los bombillos adecuados para este tipo de imprevistos.

Se recomienda que los vehículos no opten por la luz blanca con más de 3.600° K porque tiende a difractarse en las partículas de agua presentes en el aire y por lo tanto no va a prestar la función de antiniebla.

Vista y fatiga

Varios estudios han comprobado que lo máximo que debe durar una persona conduciendo su vehículo en el día son 5 horas y en la noche 4. Es importante tomarse mínimo 15 minutos de descanso para reanudar la conducción.

Una persona con una capacidad visual del 100% en condiciones de luz verá reducida su capacidad visual al 70% en la noche, por lo que requerirá de un mayor esfuerzo visual y por ende su vista tenderá a fatigarse más rápido.

La tensión disponible

Los bombillos para automóviles regularmente vienen para dos tipos de tensión: 12 Voltios o 24 Voltios, dependiendo del automóvil. La intensidad luminosa de estos bombillos puede verse seriamente disminuida (hasta un 28%) cuando el circuito eléctrico pierde voltaje, sea por un cableado defectuoso o cualquier otro factor.

El reglaje

Unos bombillos de excelente calidad y alta intensidad lumínica no sirven de nada si no se encuentran perfectamente alineados para cumplir a cabalidad su función. En los bombillos de faros el haz de luz debe estar dirigido hacia el suelo, con el fin de evitar el encandilamiento de otros conductores o la falta de alcance suficiente para una buena visibilidad del conductor. Con una desviación de dos grados el haz de luz puede provocar que el conductor que circula en sentido contrario perciba una luminancia 10 veces superior (deslumbramiento o encandilamiento), y si la desviación es hacia abajo la zona de visibilidad se puede ver reducida hasta 35 metros.

El deslumbramiento

El ojo humano después de ser encandilado por una luz de cruce de un vehículo tarda 3,6 segundos en recuperar la visión normal. Ahora bien, cuando se trata de encandilamiento por una luz de faros, puede tardar hasta 5 segundos en recuperar la visión normal. Este tiempo de recuperación del ojo humano es crucial en conducción, puesto que afecta la agilidad de respuesta del conductor frente a algún estímulo.

El ensuciamiento

Es muy importante mantener los faros limpios para una adecuada visibilidad en carretera. Unos faros sucios pierden hasta 25% de la intensidad luminosa, haciendo que el conductor tenga un retraso en la percepción real de objetos en la vía y suscitando un peligro inminente al realizar una maniobra evasiva.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here