Las ventas de autos ya son virtualmente cero

0
240
corona virus

Seguimos analizando la situación del sector durante el estado de emergencia con este termómetro con el que trataremos de cuantificar el desplome que se está produciendo en las ventas de autos nuevos, en base a las matriculaciones, y los posibles escenarios que afrontará la industria y los concesionarios en los próximos meses, con el levantamiento de las restricciones. Tras un mes de marzo terrible, con más de dos semanas de cierre de los concesionarios, abril comienza con un nuevo desplome de las matriculaciones de autos nuevos, que ya son virtualmente cero. Pero veamos qué significa esta afirmación y que consecuencias puede tener en el futuro.

Las ventas de autos son virtualmente cero

En las dos últimas semanas habíamos visto cómo las matriculaciones, a pesar del desplome, se mantenían, correspondientes sobre todo a operaciones cerradas antes de la declaración de emergencia de alarma al que nos ha llevado la propagación del coronavirus y que, consecuentemente, ha conllevado el cierre de los concesionarios.

Tomando datos provisionales de principios de abril, ya podemos decir que las matriculaciones se han detenido, cayendo virtualmente a cero.

A pesar de que durante estas semanas los concesionarios han tratado de mantener parte de su actividad mediante el teletrabajo y atender a operaciones cerradas por teléfono o internet, la venta sin acudir al punto físico de distribución, al concesionario, no parece estar aliviando al sector. Lo cual no necesariamente significa que la distribución de automóviles no esté preparada para ello.

Pensemos que el estado de emergencia, y las restricciones al movimiento y el confinamiento que exige la ley, y la paralización de las fábricas, complican que los compradores cierren la compra de un automóvil en estos días. Por no hablar de la incertidumbre que se vive estos días en muchos hogares, ante la situación económica actual, y la que afrontaremos en el futuro, que podría haber frustrado muchas decisiones de compra pendientes.

La pregunta del millón, una vez más, es hasta qué punto podrán recuperarse parte de estas matriculaciones perdidas, o aplazadas, cuando finalice el estado de alarma. De no recuperarse, a final de año podríamos estar hablando de un retroceso de las matriculaciones superior al 20%.

o obstante, la falta de certezas acerca del momento en que se superará la crisis sanitaria provocada por el coronavirus, el fin de las restricciones impuestas por el estado de alarma y la apertura de los concesionarios y, sobre todo, la incertidumbre acerca de la situación económica posterior, hacen que cualquier vaticinio que podamos hacer de la situación a final de año sea puramente especulativo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here